Sea o no creyente, lo cierto es que hay una serie de enseñanzas que se pueden aprender de estos textos antiguos y que le podrán ser bastante útiles para sus finanzas personales.

Más allá de verlo en términos religiosos, la biblia, en sí es un libro que contiene una serie de enseñanzas e historias morales, éticas, filosóficas y por supuesto, de creencias, que puede dar unas guías a las personas que las leen. Pero sin importar si considera las “sagradas escrituras” como una ayuda o como parte de su religión, sepa que éste texto también ofrece importantes lecciones financieras.

Ya en un anterior artículo en FP habíamos hablado de “Los mejores consejos financieros que da la biblia”, mientras BBC también nos apoyó explicando cómo el sueño del faraón y José en la Biblia es el primer pronóstico macroeconómico; lo que demuestra que no solo las personas religiosas se han concentrado en ver el lado del pecado, la furia de Dios, la misericordia o el Apocalipsis, sino que también se pueden extraer otro tipo de situaciones.

En esto, aquí le contaremos que si bien la Biblia nunca habla de cómo endeudarse o tratar las deudas (no las prohíbe, específicamente), sí menciona los efectos de contraer un préstamo o, incluso, ser prestamista. Además, también se relaciona cómo la deuda puede estar relacionada con la pobreza (tanto espiritual como monetaria) o las consecuencias de la ambición hacia la riqueza y obsesionarse –endeudarse- por ello.

Y no, no es un pecado endeudarse. Como las mismas reglas financieras dicen: “el problema no es pedir un crédito, sino cómo darle un buen manejo”, lo que implica saber las razones por las que se pide y cómo será el pago.

Más allá de verlo en términos religiosos, la biblia, en sí es un libro que contiene una serie de enseñanzas e historias morales, éticas, filosóficas y por supuesto, de creencias, que puede dar unas guías a las personas que las leen. Pero sin importar si considera las “sagradas escrituras” como una ayuda o como parte de su religión, sepa que éste texto también ofrece importantes lecciones financieras.

Ya en un anterior artículo en FP habíamos hablado de “Los mejores consejos financieros que da la biblia”, mientras BBC también nos apoyó explicando cómo el sueño del faraón y José en la Biblia es el primer pronóstico macroeconómico; lo que demuestra que no solo las personas religiosas se han concentrado en ver el lado del pecado, la furia de Dios, la misericordia o el Apocalipsis, sino que también se pueden extraer otro tipo de situaciones.

En esto, aquí le contaremos que si bien la Biblia nunca habla de cómo endeudarse o tratar las deudas (no las prohíbe, específicamente), sí menciona los efectos de contraer un préstamo o, incluso, ser prestamista. Además, también se relaciona cómo la deuda puede estar relacionada con la pobreza (tanto espiritual como monetaria) o las consecuencias de la ambición hacia la riqueza y obsesionarse –endeudarse- por ello.

Y no, no es un pecado endeudarse. Como las mismas reglas financieras dicen: “el problema no es pedir un crédito, sino cómo darle un buen manejo”, lo que implica saber las razones por las que se pide y cómo será el pago.

Tomado de:

Finanzas Personales 7/7/2016